Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google

Bella Toscana

Montañas, llanuras y valles, costas e islas, son solo una parte de todo lo que ofrece la Toscana.

Montañas, llanuras y valles, costas e islas, son solo una parte de todo lo que ofrece la Toscana. Este pedacito de Italia, donde etruscos, romanos, godos, bizantinos y lombardos dejaron su huella, representa todo lo que un viajero aspira: comer bien, beber como rey y oler cómo los viñedos y olivos impregnan todo. 

 En Toscana puedes comer bien, beber como rey y oler cómo los viñedos y olivos impregnan todo

Que levante la mano quien no haya deseado alguna vez viajar a la Toscana para recorrer los idílicos paisajes que pueden descubrirse entre los caminos y viñedos que se extienden a lo largo y ancho de praderas, colinas y bosques y que, además, comparten espacio con olivos. 

Es lógico sumarse a este sentimiento colectivo, y más aún si se sabe que la región cuenta con fortalezas y castillos medievales, pequeños restaurantes con encanto e icónicos jardines de cipreses, donde la Dolce Vita expele las notas de más de 30 etiquetas de vino, - la mayoría con la máxima distinción de calidad italiana (D.O.C.G. – Denominación de Origen Controlada y Garantizada). 

Ahora, abarcar la región toscana en una semana puede ser difícil, pero no del todo descabellado. Tras aterrizar en Florencia, puede optarse por alquilar un automóvil para viajar a ritmo propio y parar, cuando se desee, en enotecas, bodegas y casonas dedicadas al turismo rural. También se puede optar por los trenes que conectan las principales ciudades, o en autobuses que ofrecen conexiones a pueblos y aldeas. 

Antes de emprender el recorrido, hay que sacar tiempo para explorar Florencia, epicentro de señoriales edificios erigidos por los Médicis, los Strozzi y los Rucellai y de un elegantísimo entramado urbano donde encontraron inspiración desde Boccacio hasta Dante o Maquiavelo. El Ponte Vecchio, el duomo, la iglesia de la Santa Croce, la de Santa Maria la Novella o la Galería Uffizi, merecen una concienzuda visita. Tomando la autopista Chiantigiana desde Florencia (SS 222 - 72 km) que atraviesa las colinas del Chianti o la autopista (SS 2 autopista Siena/Firenze - 68 km), se llega a Siena, una ciudad clásica medieval, famosa por su pizza, la torre del Mangia y sus museos. 

Ahora, si usted es amante del vino, lo mejor es que para llegar a Siena opte por la ruta del Chianti. El pueblo principal del valle es Greve in Chianti, un lugar que cuenta con decenas de bodegas, en las que entrar a degustar alguno de los vinos producidos en la zona es prácticamente una obligación. 

Siena y San Gimignano

Siena  es una ciudad que puede ser visitada en un día pues es fácil de recorrer y gran parte de ella es 100% peatonal.


Tras unas horas de éxtasis absoluto, se llega a Siena. Es una ciudad que puede ser visitada en un día pues es fácil de recorrer y gran parte de ella es 100% peatonal. Claro, las intrincadas calles, las tiendecitas, la imponente catedral o las terracitas que asaltan al visitante, hacen de la ciudad un lugar donde, sencillamente, apetece quedarse.

Antes de partir, no olvide probar un Panforte, un dulce típico de miel, almendras y frutas secas, acompañado de un buen café. 

Si desde Siena opta por dirigirse al oeste, a 17 kilómetros se encuentra la aldea medieval de Monteriggioni que bien merece una visita que puede hacerse en un par de horas. A 30 kilómetros más, posadas sobre una colina, se ubica el pueblito de San Gimignano, el cual encabeza todos los listados de los pueblos con más encanto de la Toscana. Salpicado de torres con las que alardeaban de poderío sus acaudaladas familias de mercaderes - a más altura más grandeza del linaje-, ha sido declarado ITALIA Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Suba a la Torre Grossa para tener la mejor vista del lugar y visite el museo Cívico, en el cual se conservan frescos de los Siglos XIII y XIV. No se vaya sin probar el famoso zafferano, azafán por el que es famoso este pueblo toscano, los crostini con fegatini (rodajas de pan tostado con hígado de pollo), queso pecorino y, por supuesto, vino blanco Venaccia que es mencionado en la Divina Comedia. 

Para llegar hasta San Gimignano, si no ha alquilado automóvil, puede tomar el autobús número 130/A desde Siena (desde Plaza Gramsci), con una hora y quince minutos de recorrido. 

Montalcino Pienza y Montepulciano 

 Moltacino en esta villa medieval, dedicada por completo a la viticultura, la principal actividad de sus visitantes es recorrer bodegas y enotecas

Otra parada imprescindible es Montalcino. En esta villa medieval, dedicada por completo a la viticultura, la principal actividad de sus visitantes es recorrer bodegas y enotecas. Aquí se produce uno de los vinos más famosos del mundo: el Brunello di Montalcino. Si desea asistir a catas o rutas por viñedos, puede visitar bodegas como Ciacci Piccolomini d’ Aragona, Il Cocco, Altesino, Agricola Poggio Rubino o Poggio Antico, aunque se puede ampliar el espectro visitando la Fortezza y el Museo Cívico, que reúne valiosas piezas del arte senese, de autores como Ambrogio Lorenzetti, Girolamo de Benvenuto, Bartolo di Fredi o Sano di Pietro, además de numerosas esculturas de madera como el crucifijo de Giambologna. 

Siguiendo la ruta, a unos 25 minutos, llegará a Pienza. Los fines de semana está abarrotada de turistas, por lo que es mejor visitarla entre semana para disfrutar de su centro histórico, declarado Patrimonio Mundial por la revolucionaria visión del espacio urbano de la Piazza Pío II y los edificios que la rodean. 

No olvide visitar la iglesia de Pieve di Corsignano, a la entrada del pueblo. Es del siglo X y tiene un curioso campanario circular con ocho ventanas arqueadas. Aproveche para comer, antes de seguir, en alguna de las trattorias…. Para comida casera y ambiente familiar, una buena opción es Sette di Vino, en la Plaza España. 

La siguiente parada es Montepulciano, a solo 15 kilómetros. Si hay un rincón que merece la pena ver es la Piazza Grande. Allí se encuentra la catedral de Santa María Assunta y el Palazzo Comunale, sede del Ayuntamiento. 

Hay que tener en cuenta que como en la mayoría de pueblos de La Toscana, si va en automóvil no puede ingresar en él al centro. Hay que estacionar en alguno de los numerosos parqueaderos ubicados a la entrada al pueblo. 

Ya a pie, puede solicitar un mapa en la oficina de turismo; visite monumentos como el Palazzo Cocconi, la iglesia Sant´Agostino y la Torre de Pulcinella, puede tomar la vía San Biago que desciende hasta al que es para muchos el principal atractivo de Montepulciano: La iglesia de la Madonna de San Biaggio. Y por supuesto, los amantes del vino no pueden partir sin antes haber degustado una copa del vino tinto Nobile. Para un vino más ligero (y menos costoso), pruebe el Rosso di Montepulciano. 

Pisa y Lucca 

 Pisa es una de las joyas de la Toscana, a donde se puede llegar desde Florencia en menos de 1 hora en tren. Un buen plan es apuntarse a un tour en globo aerostático para volar por encima de las colinas de cipreses y viñedos

Pisa es una de las joyas de la Toscana, a donde se puede llegar desde Florencia en menos de 1 hora en tren. Y si bien es famosa por su archiconocida Torre inclinada, hay otros atractivos que merece la pena ver: la Piazza dei Cavalieri, la iglesia de Santa Maria della Spina, el Palazzo della Carovana, el Museo nazionale di Palazzo Reale o el Camposanto monumental de Pisa. 

Lo mejor es recorrerla a pie. Desde la estación del tren es fácil llegar caminando hasta la plaza del Miracoli, y desde allí iniciar el recorrido. También hay que tener en cuenta que Pisa posee el aeropuerto Internacional Galileo Galilei. 

Una vez en Pisa, es una lástima no acercarse hasta Lucca, la cual está conectada con la autopista A11 

Llamada “la ciudad de las 100 torres y las 100 iglesias”, encierra en su interior infinitas perlas históricas y artísticas que merecen ser visitadas. Suba a la torre Guinigi, de 44 metros de alto. El costo de ingreso es de 4 euros. No olvide darse una pasada por el Museo Nacional del Comic. 

Un buen plan es apuntarse a un tour en globo aerostático para volar por encima de las colinas de cipreses y viñedos. El recorrido es de 1 hora, e incluye copa de champagne y seguros de acuerdo con los requisitos de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional). 

Por último, la parada final antes de regresar a Florencia puede hacerla en Pistoia, una ciudad repleta de obras de arte. La fachada del Duomo es una joya y alberga un púlpito que representa la Matanza de los Inocentes de Pisano. 

Recomendaciones Para el Viajero 

Dónde dormir 

En Florencia Helvetia & Bristol: Lujo clásico. Lo mejor es su ubicación: A unos pasos de la Signoria y el Dumo. 

En Siena NH Excelsior: A 10 minutos a pie de la Piazza del Campo. 

En Pisa Relais dell’Orologio: Una elegante mansión del siglo XIV, apenas a unos pasos de la Torre Inclinada. 

En Lucca Relais dell’Orologio: Una elegante mansión del siglo XIV, apenas a unos pasos de la Torre Inclinada. 

En San Gimignano 

  • Hotel Leon Bianco: Es un palacio del siglo XI con vista increíble. 
  • Agriturismo II Segreto di Pietrafitta: Localizado entre arbustos de lavanda y viñedos. Ideal para realizar excursiones de 1 día. Además, se encuentra a 5 minutos en automóvil de Chianti y de San Gimignano, así como a 45 minutos de Florencia y Siena. 

Cómo Moverse 

Los trenes regionales permiten visitar sus pequeños pueblitos. Los tiquetes se pueden comprar en ventanillas, en máquinas automáticas situadas en las mismas estaciones, online o en agencias de viajes autorizadas.

En Tren  

Las principales ciudades están conectadas por trenes rápidos, pero también los trenes regionales permiten visitar sus pequeños pueblitos. Los tiquetes se pueden comprar en ventanillas, en máquinas automáticas situadas en las mismas estaciones, online o en agencias de viajes autorizadas. 

Autobús 

Igual que el tren une no solo las principales ciudades sino también pueblos y aldeas. Es un medio económico y mucho más eficiente cuando se trata de llegar a un pueblo ya que cuenta con mejores conexiones y son más rápidos. Para más información Trasporti Toscani  

Automóvil 

La Toscana cuenta con una excelente red de carreteras compuesta por autopistas, carreteras estatales, regionales, provinciales y locales. Las carreteras estatales pueden ser de dos o cuatro carriles y no cuentan con peaje. Están representadas en los mapas de carretera con la S o SS. Las carreteras regionales unen centros urbanos pequeños y están identificadas con una R o SR. Las carreteras locales suelen no estar asfaltadas y tampoco figuran en este tipo de mapas, excepto en aquellos más específicos. 

Cómo Llegar 

Para llegar a Florencia, desde Bogotá se puede volar vía Madrid y Barcelona con Avianca o Iberia, vía París con Air France y vía Frankfort con Lufthansa. 

Comer y Beber 

Las opciones para comer son amplias y la tendencia son los restaurantes de los viñedos. Suelen ser un poco costosos y es mejor ir con mucha hambre: recuerde que en Italia hay primero, segundo y hasta cuarto platos. Una experiencia gastronómica única la ofrecen enotecas de Chianti como Castello di Ama, Salcheto, Badia a Coltibuono y Castiglion del Bosco. 

En AVIATUR.com encontrarás tiquetes baratos, hoteles, autos, paquetes turísticos, cruceros y mucho más. Reserva ahora vuelos económicos a destinos nacionales e internacionales.

¿Usted desea que lo llamemos?

Atención 24 horas.