Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Destinos para Millennials 

Destino para Millenials, para la generación nacida entre los 80 y los 90

Para la generación nacida entre los 80 y los 90, elegir un destino se resuelve con un click. Earth, una plataforma de viajes enfocada en millennials, y que cuenta con 1 millón de seguidores en Instagram gracias a sus inspiradoras fotografías viajeras, ha elaborado un ranking con los destinos de moda entre dicha generación. Aquí los 10 primeros lugares 

Tulum 

Tulum está de moda, México a ciudad amurallada al suroeste de México


Tulum está de moda; más de 3 millones de hashtags en Instagram lo confirman. La ciudad amurallada al suroeste de México es una de las más importantes reservas mayas del país y, ahora también, un lugar en el que los millennials desean pasar sus vacaciones. Hay un toque bohemio con retiros de yoga y cabañas rústicas en la playa y emocionantes actividades al aire libre y atracciones únicas como los cenotes y ruinas antiguas. 

En la noche, vale la pena una visita a Maya Moon, un bar de jazz donde hay música en vivo todos los días. La cocina es de influencia francesa por si se desea algo para acompañar un buen coctel. 

Si se quiere algo más animado, Ak’iin Tulum es el lugar indicado. Este restaurante bar y club de playa ofrece algunos de los eventos musicales y fiestas nocturnas más grandes de Tulum. La música es sobre todo house, pero también hay un salón con reggae y otros géneros relajados. Los espectáculos a veces se tornan visuales con acróbatas y actores de tipo circense. 

A la hora de dormir, los desarrollos turísticos y hoteleros son de pequeña escala, con sensibilidad ecológica y en conformidad con los valores originales hippie-chic del lugar. Puede elegir entre quedarse en el pueblo o en la playa, siempre teniendo en cuenta que Tulum es un destino apetecido por quienes buscan más bien estar alejado del turismo masivo. 

Ámsterdam 

Canal de Amsterdam,  una ciudad abierta, muy atractiva para los que busquen un modo de vida más bohemio


Los encantos de Ámsterdam son de sobra conocidos: es una ciudad abierta, muy atractiva para los que busquen un modo de vida más bohemio, que ofrece un ocio diverso y que cuenta con uno de los usos de bicicleta más importantes del mundo. La capital holandesa también ha destacado por su tolerancia LGTB, su vida nocturna, festivales (Open Air o DGTL, por ejemplo) o la red de startups en la ciudad. 

Si se quiere conocer los secretos de esta ciudad, hay que incluir en el itinerario un crucero por los canales, recorridos en autobús, tours en bicicletas y paseos a pie. 

Una de las edificaciones más emblemáticas que hay que visitar es La Scheepvaarthuis, construida entre 1912 y 1916. También es imprescindible acudir al barrio de Los Espejos, una zona que sostiene una enorme carga cultural en Ámsterdam. 

Islas Griegas 

Islas Griegas, Compuestas por destinos como Santorini, Mykonos, Milos y Zakynthos


Compuestas por destinos como Santorini, Mykonos, Milos y Zakynthos, son una visita obligada. Las aguas cristalinas, las playas, la arquitectura, la oferta nocturna y la fascinante gastronomía hacen de las islas un destino perfecto para la denominada generación ”Y”. 

Y las cadenas hoteleras así lo han entendido. Este año abrió sus puertas Cook’s Club en la pintoresca ciudad de Hersonissos, que ofrece cuatro interesantes atracciones para los huéspedes más jóvenes: ‘escape rooms’, juegos de realidad virtual, una ‘range room’ o habitación de la ira y una discoteca privada para fiestas exclusivas. 

Para los más fiesteros, imperdible una visita al Paradise Club Mykonos, a donde continuamente llegan DJ´s invitados para amenizar la noche. Pasadas las 5:00 a.m, mucha gente continúa la fiesta hasta las 10 en el club Cavo Paradiso, que está también en la Playa Paradise. 

Ciudad de México 

Él Ángel de la Independencia México, simbolo de México


Es una ciudad vibrante y colorida, centrada en la cultura y la gastronomía. La zona de Condesa, ubicada en el centro, ofrece la mejor oferta de restaurantes y bares de la ciudad. Para quienes gustan de la fiesta, AM ha sido durante más de 10 años, punto de reunión, socialización y experimentación musical.

Si solo se piensa en tomarse unos tragos, una buena opción es Pata Negra, uno de los bares más populares en la esquina de lo que alguna vez fuera el cine Plaza y que ahora es el foro de conciertos de moda. 

A la hora de comer, sin duda alguna la capital mexicana cuenta con un valor agregado para los millennials: Comer en la calle… Tacos de canasta, guajolotas (tortas de tamal), carnitas, chilaquiles, pozole, esquites, quesadillas.

A cualquier hora del día y a precios difícil de creer. Otras opciones son probar el pulque en lugares tradicionales como Las Duelistas o La Risa, recorrer las mezcalerías de la colonia Roma o ir a Garibaldi, el epicentro del tequila y el mariachi. 

Antes de partir, se debe vivir en primera persona el espectáculo tan propio de esta ciudad como es la lucha libre en escenarios como la Arena México o la Arena Coliseo, más pequeño y familiar. 

Maldivas 

Hacer turismo en Islas Maldivas es ir a Malé, su capital


Maldivas es el tipo de destino en el que uno quiere pellizcarse constantemente para estar completamente seguro de que un lugar como este realmente existe. 

Sin lugar a dudas, el contacto con la naturaleza es lo que caracteriza a un viaje por estas tierras, además de la relajación total gracias a la tranquilidad que brindan sus vírgenes playas. Lugares en los que habrá que disfrutar siempre que se respeten las normas de la religión musulmana a la que adhiere la población autóctona... nada de topless o nudismo, nada de alcohol y a tener atención con el contacto físico en público. 

Hacer turismo en Islas Maldivas es ir a Malé, su capital, una ciudad cosmopolita que contrasta sobremanera con un entorno natural todavía virgen con hermosas playas de arena blanca. Pero además de estas interminables costas, si por algo destaca hacer turismo en Maldivas es porque se trata de un destino ideal para practicar el submarinismo, pues en sus aguas habitan más de 700 especies marinas diferentes. 

Algarve 

Albuferia, Portugal  paisajes compuesto por acantilados rojizos de piedra caliza y tranquilas aguas color turquesa


Acantilados de arenisca roja y mar turquesa chocan en una batalla de hermosos colores. Los pueblos encalados que salpican la costa del sur de Portugal están llenos de comida y gente sorprendente. Playas doradas que ofrecen algo a todo tipo de viajeros intrépidos.

En pocos kilómetros pueden encontrarse ciudades dedicadas enteramente al turismo de sol y playa, mezcladas con reservas naturales y con ciudades pequeñas que conservan el carácter y el ritmo de vida del pasado. 

Las zonas de turismo masivo de sol y playa, por ejemplo, están principalmente concentradas en la zona de los alrededores de Albufeira, en la zona central de la región, y en complejos hoteleros aislados situados cerca de alguna playa. La presencia turística, a un nivel mucho menos invasivo, también es notable en Lagos, que aun así sigue conservando gran parte de su carácter tradicional. 

Desde allí, infaltable visitar Praia da Marinha en Algarve, un paisaje compuesto por acantilados rojizos de piedra caliza y tranquilas aguas color turquesa, que se ven interrumpidas solo por sus curiosos afloramientos rocosos. Ya fue considerada como una de las 100 playas más bellas del mundo por la Guía Michelin, y normalmente se le encuentra en los tops 10 de las mejores playas europeas. 

Por su parte, la costa del Este de la región está dominado por la presencia del Parque Natural de la Ría Formosa, lo que ha posibilitado que en ciudades o pueblos como Tavira se haya preservado más la estructura de la ciudad y la vida tradicional portuguesa.

Quienes busquen restos históricos y disfruten con castillos y murallas podrán encontrarlas en los cascos antiguos de varias ciudades de la región, con Silves como la más emblemática de ellas. 

Y, alejado de todo, los aficionados al surf o a las playas menos explotadas, pueden explorar Sagres, el Cabo de San Vicente y la Costa Vicentina del oeste de la región. 

Marrakech 

Marrakech  ciudad Roja es un destino de sensaciones. Los colores, sonidos y olores son parte de su encanto. destino Millenial


La Ciudad Roja es un destino de sensaciones. Los colores, sonidos y olores son parte de su encanto. Basta con sumergirse en su ambiente… recorriendo la plaza de Jemaa el Fna, regateando en sus zocos o paseando por el jardín que tanto gustaba a Yves Saint Laurent.

También saboreando tajine y Cus Cus y, por supuesto, sucumbiendo a un relajante masaje. 

A la hora de comer, dos platos constituyen el pan de cada día de la cocina casera marroquí: el cuscús que sirve de cama a un guiso de carne, pollo o pescado con verduras y especias, y el tajine, que también puede ser de carne, siempre y cuando se cocine en la cacerola de forma piramidal que le da ese nombre.

Más allá de eso, hay que probar los postres, en especial los celestiales Cornes de Gazelle, a base de almendras y dátiles.

Si quiere probar uno de los mejores Cuscús, acuda al Chez Chegrouini, ubicado en Plaza Djemaa el Fna. Y para disfrutar de un auténtico Tajine, visite el Riad Monceau. Su chef Rachida Sahnoune elabora cada día platos distintos en función del mercado. 

No hay que olvidar el té de menta y los jugos de naranja que se encuentran casi en cualquier esquina. 

Positano 

Positano un respiro de sol y playa


Un respiro de sol y playa. Anclado en un acantilado con una dramática vista de la costa amalfitana, este pueblo ofrece experiencias diferentes a la de no hacer más que tirarse a tomar sol: Se puede nadar, pasear en sus múltiples boutiques, comer junto al mar o visitar la isla cercana de Capri.

Eso sí, es obligatorio visitar su principal atractivo: la iglesia de Santa María Assunta y tomarse el tiempo para apreciar la Madonna Negra, el ícono bizantino del siglo XIII. El lugar abre todos los días y la entrada es gratuita. 

Para los más tranquilos, tomar el sol mientras se contempla el paisaje que se tiene ante sí es más que suficiente, mientas que los aventureros pueden apuntarse solos o en grupo a clases de buceo. Todo esto a tan solo 40 kilómetros de Nápoles. 

Capadocia 

Capadocia capital mundial del globo aerostático, Turquia


Ubicada en el centro de Turquía, Capadocia es una región de poco más de 200 kilómetros cuadrados que se caracteriza por tener un perfil geológico asimilable al de los paisajes lunares, con formas caprichosamente labradas por las fuerzas erosivas durante varios millones de años. Este paisaje invita, por otro lado, a mirarlo y a recorrerlo a pie, o desde el aire, o en bicicleta. 

Pero Capadocia es la capital mundial del globo aerostático. En una mañana cualquiera despegan simultáneamente medio millar de globos, incluso más. 

Desde la terraza de casi cualquier hotel ubicado en el Parque Nacional de Göreme, en las primeras horas del día, puede verse un fenómeno celestial inesperado, asombroso y sereno como una primera nevada: 100, 200 artefactos impasibles, suspendidos en el aire o desplazándose imperceptiblemente contra el cielo dorado del alba. 

Ah, también puede recorrerla bajo tierra. En toda la región hay 36 ciudades subterráneas. Las más famosas son Derinkuyu y Kaymakli, que están protegidas por el Parque Nacional de Göreme y fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. 

Bali

Bali destino Millenial


Esta isla de poco más de 5.500 kilómetros cuadrados, situada entre la enorme Java y el Jombok, es única. En su perfume a inciensos, a flores blancas, al humo de los cigarrillos especiados, a pimienta, a canela... Es única por su sentir: la vida y la muerte se festejan con una sonrisa, con una procesión repleta de manjares y flores camino al templo de algún Dios. Es única por su música, por sus sombras chinescas, por su naturaleza, por sus playas, por sus danzas… 

Pero también es única en sus toques modernos que hacen de esta isla, una de las más caprichosas del mundo. Sus hoteles son un espectáculo de perfección, de diseño y exclusividad; sus restaurantes rebosan en pecados capitales; sus olas, precipicio para surfistas; su arquitectura, un ejemplo de finura; su arte, la nueva tendencia... y así un largo etcétera. Bali es eso: tradición y modernidad. 

La puerta de entrada a la isla es Denpasar, la capital y sede del principal aeropuerto, una ciudad que tiene como atractivo a sus grandes mercados, como el Pasar Badung y el Pasar Kumbasari, dos gigantescos laberintos en los que se ofrecen artesanías y productos naturales llegados de todos los pueblitos de Bali. Muy recomendable es pasearse una noche por los mercados nocturnos de Malam Pekambinan, Kereneng o Diponegoro y probar las delicias de la comida popular balinesa que se ofrecen en puestos callejeros (los warung). 

25° Edición

En AVIATUR.com encuentre tiquetes baratos, hoteles, autos, paquetes turísticos, cruceros y mucho más. Reserve ahora, vuelos económicos a destinos nacionales e internacionales.

Whatsapp

Atención 24 horas.