Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google

Huelva, Origen y arraigo del sentimiento Iberoamericano

Muelle de las carabelas, Palos de la Frontera, Huelva origen Iberoamericano

El monumento más característico que posee Huelva capital, es sin duda alguna, la estatua levantada en honor al descubridor de América, Cristóbal Colón

Por: Clarena Gómez Hernández

El almirante Cristóbal Colón llegó a las costas de Huelva en el momento oportuno. Nadie lo interpeló, ni siquiera el hispanista francés Pierre Chaunu cuando afirmó que “Colón llegó a Portugal cincuenta años demasiado tarde y a Inglaterra y a Francia medio siglo demasiado pronto”.

La historia y su permanencia en el tiempo lo corroboran; el descubrimiento de América y la conexión de Huelva con las tierras del nuevo continente quedaron grabados en la memoria colectiva del pueblo onubense. ¡Enhorabuena! Lo que provino de una apoteósica aventura moldeó y afianzó un sentimiento, una idiosincrasia, una vívida relación a uno y otro lado del océano.

Huelva, la suroccidental provincia española que limita con el Algarve portugués y tiene una extensión de algo más de 10.000 kilómetros cuadrados entre costas, llanos y sierra, expresa el ‘no sé qué’ que identifica a los Iberoamericanos, acerca culturas y estrecha un nexo fraternal, no paterno ni materno, porque allí no hay ‘Madre Patria’ sino patria hermana.

Tal vez sean sus gentes, la luz que ilumina el territorio de sur a norte y de este a oeste, el extenso y apacible litoral, los privilegiados espacios naturales, las fervientes romerías, las dehesas, los viñedos y almazaras, los jamones de Jabugo, las gambas, las fresas más apetecidas de Europa, el atún encebollado o la carrillada de cerdo ibérico... Todo ello y, en esencia, un ser amable, alegre, relajado, dicharachero, como el que emana del buen conversador y del mejor colaborador. Radiografía del onubense, el oriundo, el habitante de esta provincia que fusiona la España de ayer y la de hoy con la América de siempre.

La universidad en un monasterio

La Catedral de la Merced de Huelva fue elevada a tal categoría cuando se constituyó la diócesis de Huelva en 1953 y declarada Monumento Nacional en 1970.

El sol asomaba cada mañana a mi ventana a eso de las 7:00 y desde allí divisaba una estela del río Odiel y alguna barriada aledaña a Huelva capital. Me hallaba en un monasterio, exactamente en Santa María de La Rábida, una aldea de Palos de la Frontera (y no Palos de Moguer como erróneamente nos enseñaron en la educación primaria).

Funciona en ese recinto, desde hace algo más de dos décadas, una de las sedes administrativas y las residencias de la Universidad Internacional de Andalucía, centro de educación superior dedicado a la docencia, investigación y cooperación con Iberoamérica.

Corrían los meses de septiembre, octubre y noviembre y junto con 150 profesionales iberoamericanos procedentes de los países y universidades miembros del Grupo de La Rábida, nos formábamos en programas de máster, experto y educación continua.

Llegar a conocer la clara voluntad de colaboración de esta Alma Máter con instituciones homólogas y profesionales de Iberoamérica, fue más que suficiente para empezar a entender el sentido de la ‘hispanoamericanidad’. Vendría entonces la mejor definición de la provincia española de Huelva: ‘el puente más sólido con la América Hispana’.

La calidez de sus gentes

Tanto Camilo, uno de los porteros de las residencias de la universidad, quien casi a diario me transportaba hasta Huelva capital, en un trayecto de 13 kilómetros, como las aseadoras que dejaban impecable y con olor a naranjo y a olivo mi habitación, o las meseras del comedor quienes en su gentil trato me dispensaban doble porción de tarta de castañas y crema de bellotas a petición personal, hicieron mella en mi percepción de su identidad.

Luego vino el chofer del autobús que nos condujo en una excursión a Lisboa auspiciada por la universidad, quien más adelante sería un digno tributo a la amistad. Como se lee, de la provincia de Huelva sólo cargo recuerdos gratos, un cúmulo de aprendizaje y un anhelo que me carcome las entrañas por regresar. Si bien sus diversos atractivos y su asequible oferta turística y hotelera invitan a visitarla, a volver y a explorarla... otros nos resistimos a dejar de amarla.

Los 10 imperdibles de Huelva:

1. Los lugares colombinos: Una retrospectiva ‘en vivo’ al descubrimiento de América y a los viajes de Cristóbal Colón se adquiere en el circuito histórico-cultural que atraviesa las poblaciones de Palos de la Frontera y Moguer. Con paradas en el Monasterio franciscano de La Rábida, el Muelle de las Carabelas, La Fontanilla, la casa de los hermanos Pinzón, el Monasterio de Santa Clara y la Casa Museo Juan Ramón Jiménez.

La Aldea de El Rocío alberga la ermita de la Blanca Paloma, que cada año recibe más de un millón de visitantes para el domingo de Pentecostés

 Conoce Huelva

2. Privilegiado espacio natural, reserva de la Biósfera y Patrimonio Mundial es el Parque Nacional de Doñana, refugio de especies en vías de extinción entre las que se hallan el lince, el calamón y el águila imperial. Ofrece a investigadores facilidades de alojamiento, vehículos todo terreno, asistencia en el campo, laboratorios y equipos informáticos. Los Centros de Interpretación de El Acebrón, La Rocina y El Acebuche disponen de visitas guiadas al interior del parque.

3. Ermita del Rocío: Virgen del Rocío, Blanca Paloma o Reina de las Marismas son los nombres que se le dan a la patrona de Almonte, en cuyo santuario se congrega más de un millón de personas al año, tan sólo durante el mes de mayo. En la Pascua de Pentecostés, cada año, la virgen sale en procesión por las calles de la aldea, cargada a los hombros de feligreses almonteños.

Hermandad Huelva
Huelva Holidays

4. Con una población cercana a los 8.000 habitantes, Aracena sorprende por su combo de atractivos turísticos. Un día completo será suficient para deambular por plazas e iglesias y visitar sus dos grandes exponentes: el Museo del Jamón y del Cerdo Ibérico, y la Gruta de las Maravillas.

 Aracena

5. El yacimiento de Riotinto, acondicionado como parque temático, dispone de una locomotora a vapor que data de 1883. Opera recorridos de veintidós kilómetros (ida y regreso) sobre un terreno teñido de rojos y ocres producto de la extracción mineral del cobre y el hierro. Riotinto

Riotinto, Minas de Riotinto, conocida por sus grandes explotaciones mineras, constituye una región diferente y distinta de las demás

6. Niebla: Pequeña pero monumental. Esta villa, escasamente poblada (no sobrepasa los 5.000 habitantes), posee un recinto fortificado de los más completos y mejor conservados de Europa. Un día aquí es propicio para ver el castillo de los Guzmanes, la iglesia de San Martín, el Hospital Medieval de Nuestra Señora de los Ángeles, la iglesia de Santa María de la Granada, el Puente Romano y el Acueducto.

 Niebla Huelva

7. Ciento veintidós kilómetros de playas de arenas blancas bordean el Atlántico onubense. Las playas de mayor asedio son las de Mazagón, Matalascañas, Islantilla, Isla Canela, Isla Cristina, la Antilla, Punta Umbría, El Rompido y Nuevo Portil.

Playas de Huelva

8. Huelva Capital: Rasgos y orígenes tartesios, fenicios, romanos, andalusíes y británicos se asoman en barrios y construcciones de la ciudad capital.  Destaca entre sus actividades de ocio el Festival de Cine Iberoamericano, la Semana Santa - declarada de Interés Turístico Nacional - y las Fiestas de la Cinta. La oferta gastronómica permite hacer reservas en línea en todos sus restaurantes.
 
9. ¡Huelva también tiene Ruta del Vino! En las localidades de Villalba del Alcor, Rociana del Condado, Moguer, la Palma del Condado, Bollullos Par del Condado y Almonte, trece bodegas le apuestan al enoturismo como motor de desarrollo. En un circuito por estas poblaciones, al tiempo que se degusta un vino tinto, un vino de naranja, un vermut o un brandy, se disfruta del paisaje natural de sus viñedos y de la riqueza cultural de su comarca.

 Ruta del vino
 Cata Vinos

10. En la confluencia de las desembocaduras de los ríos Tinto y Odiel, el encuentro entre las aguas dulces y saladas ha dado lugar a un complejo de mareas conocido como las Marismas del Odiel. Estos humedales hoy son hogar del 30 por ciento de las espátulas europeas y también de la garza real, garza imperial, cigüeña negra, grulla, águila pescadora y flamencos.

Guía de viaje

Cómo llegar:

Desde Bogotá, Medellín y Cali, Avianca vuela diariamente a Madrid. También lo hace Iberia saliendo desde Bogotá. Conexiones de Barajas a Sevilla por Iberia, Air Europe y Air Berlín. RENFE (Red Nacional de Ferrocarriles Españoles) conecta a Madrid con Sevilla en AVE (2:30 h) y a Madrid con Huelva en Alvia (4:00 h). Huelva no posee aeropuerto propio. La distancia terrestre entre Sevilla y Huelva Capital es de 93 kilómetros.

Otra ruta:

Llegar a Lisboa procedente de Caracas en vuelo de TAP y desde Lisboa tomar un vuelo hasta Faro, Portugal; son 97 kilómetros de autopista a Huelva Capital.

En AVIATUR.com encontrarás tiquetes baratos, hoteles, autos y paquetes con calidad y respaldo, vuelos económicos a destinos nacionales e internacionales. 

¿ Te llamamos ?

Atención 24 horas.